sábado, 10 de noviembre de 2012

En Venezuela queman vivo a un joven por ser gay y tirotean a dos lesbianas


1
Muy triste esta información. En el estado Aragua varios atacantes rodearon a un joven de 18 años. Le echaron gasolina y le prendieron fuego. Como lo oyen. Lo quemaron vivo. Antes de prenderle fuego le dijeron que en esa zona no se aceptaban homosexuales. La víctima se llama Angelo Alfredo Prado Perdomo. En la foto de arriba están su madre, un tío y su abuela. Ellos exigen justicia por este crimen.

Lamentablemente para los agresores, Angelo sobrevivió. Tiene quemaduras en el 30% de su cuerpo. Su familia pudo denunciar este intento de homicidio. Los hechos ocurrieron el pasado martes 30 de octubre frente al liceo 18 de Mayo del Municipio Linares Alcántara del estado Aragua.

La mamá de Angelo, Aída Perdomo cuenta que ese su hijo salió a buscar un cupo en el liceo 18 de Mayo porque quería terminar su bachillerato. Le dijeron que no había cupos. “Cuando mi hijo salió del liceo fue interceptado por tres sujetos, quienes lo insultaron y luego lo amenazaron que lo iban a quemar, uno de los individuos se metió a su casa, sacó un tobo con gasolina y se la lanzó a mi hijo, en ese momento un menor de edad prendió un fósforo y lo lanzó sobre la indefensa humanidad de mi muchacho”, declaró a la prensa la mamá de Angelo.

Hasta la fecha hay un detenido. Angelo se encuentra en la sala de cuidados intensivos de quemados del Hospital Central de Maracay. Los médicos luchan por salvarle la vida. Al parecer se encuentra estable.

2
La noticia me llegó gracias a un comunicado de la Coalición Venezolana de Organizaciones LGBTI. Yonathan Matheus y César Sequera motorizan este espacio de articulación.

En su comunicado exigen a las autoridades nacionales, regionales y locales que condenen esta agresión. También piden que este crimen no quede impune y se lleve a los responsables a la cárcel. La Coalición reitera su pedido al parlamento venezolano para que impulse un proyecto de ley en contra de la discriminación y la homofobia en el país.

Nuestros/as compañeros/as de la Alianza Sexogénero Diversa también fijaron posición por el crimen. En un artículo publicado en el Semanario Todos Adentros, la Asgdre dicen: "Quienes asumimos la lucha contra todo tipo de discriminación, no cesaremos hasta conseguir que estos actos violentos y profundamente machistas sean tipificados en la legislación venezolana y así, asumamos Gobierno y Estado Comunal la responsabilidad de no dejar impune estos hechos que son inconcebibles dentro de la Revolución Bolivariana".

3
Pero este no fue el único ataque en esa misma entidad. Dos jóvenes lesbianas recibieron disparos en el sector Piñonal del Municipio Girardot de Aragua. El hecho ocurrió hace dos días, este jueves 8 de noviembre de 2012. Venezuela Diversa a través de una nota informa que una de las muchachas se encuentra en un estado delicado de salud porque recibió disparos en la cabeza.

Comparto este párrafo que creo importante:

"Creemos que todos los movimientos sociales, colectivos y demás organizaciones de sociedad civil que trabajen desde diferentes áreas en defensa de los derechos humanos de las personas LGBTI en Venezuela, sea cual sea la tendencia político/partidista de sus integrantes, deben pronunciarse enérgicamente en contra todo tipo de acto que menoscabe el disfrute de los derechos humanos de nuestra comunidad, sin caer en el juego de la polarización política, por el solo hecho de defender o condenar  a un adversario político. Así mismo condenamos la violencia verbal  de la que fuera objeto la profesora Hannays Montaner, vocera de Fundación Reflejos de Venezuela en el Estado Aragua,  por parte del señor Ricardo Hung de Alianza Lamda de Venezuela, mientras que la activista intentaba recabar los testimonios de las victimas de este caso".

Ricardo Hung es un personaje nefasto del activismo venezolano.

4


Estos dos ataques ocurren en el estado Aragua. No es la primera vez que esta entidad es el centro de una polémica. Hace dos años, comenzó una intensa campaña homofóbica es las costas aragueñas cuando unos policías municipales intentaron de manera arbitraria quitar una bandera de arcoiris de la playa. Arriba está el video del incidente. Acá la historia completa: Homofobia en Choroní.

Choroní era conocida oficialmente como la playa gay de Venezuela. Sin embargo, en los últimos dos años los residentes de Choroní tienen una política hostil hacia los turistas sexodiversos. Algunas posadas incluso pasan todo el día un video donde rechazan explícitamente la presencia de homosexuales, lesbianas y trans en esos lugares.

La policía municipal te detiene si llevas una bandera de arcoiris en la calle, si vas tomado de la mano con tu pareja o si te besas en público con ella o él. Esto sólo aplica a las personas LGBTI. Los heterosexuales no tienen problemas con la policía si demuestran su afecto en público.

Por eso, no sé si estos recientes ataques homofóbicos no están vinculados con esa campaña que comenzó en Choroní hace dos años. También me pregunto cuál ha sido el papel de la policía municipal en estos hechos, cómo han actuado frente a los agresores.

Sólo espero que estos hechos recientes sirvan para que las organizaciones sexodiversas venezolanas superen su última pelea, dejen sus diferencias internas a un lado y cierren filas frente a los promotores del odio y la intolerancia. Ojalá no hagan falta más crímenes para que nos demos cuenta que la pelea es con los de afuera y no dentro de las mismas organizaciones.

2 comentarios:

Giovanni dijo...

Es triste saber que aun hay personas en Venezuela que llevan la Intolerancia, la Ignorancia y la agresividad hacia personas homosexuales, llevando las cosas a mayores y perjudicando a otros; solo digo: "Que se imparta una nueva ley sobre discriminación y cárcel para aquellos que la irrespetan y agreden a los demás solo por sus preferencias sexuales...
Saludos desde Maracay-Aragua

Jorge González Durand dijo...

Si, giovanni, muy triste. estos casos son solo un sintoma de que todavía nos falta trabajar mucho pa eliminar la homofobia y la intolerancia de nuestras sociedades. un paso a la vez